Misión


Los humanos son tan frágiles como un vidrio. Cuando algo fuerte los golpea, se rompe en cientos de millones de fragmentos. Nosotros estamos aquí para ser la barrera entre el vidrio y el proyectil. - Antiguo Miembro de La Junta" El Mariscal Crupier"


Actualmente, la tierra es un lugar que ha sido conocido de pulgada a pulgada por el hombre. Sin embargo, hace miles de años, el humano temía a todas las formas extrañas de vida. Desde simples arbustos con flores, pasando por los hombres con alas y los gigantes de piedra que emanaban una poderosa energía. Junto al humano creció la magia, una fuerza tan misteriosa como los mismos orígenes del todo. La magia dio forma a miles de tipos de energías, formas de vida, materiales y métodos ocultos para liberar su concentración de poder anti natural sobre nuestro universo. Desde conceptos tan simples como el color azul, se volvían en armas afiladas hechas de lapislázuli controladas por los magos que no eran humanos. Pasaron años y años, y el hombre convivió con estos fenómenos, hasta que se alejo de los mismos en tierras más prósperas y únicas. Crecieron ciudades estado, las primeras civilizaciones.

La sociedad humana se creó y comenzó a crecer, olvidando poco a poco las eras de misterios que le había dejado la magia. Pero aquella fuerza sobrenatural no lo olvido. La magia se derrumbó a sí misma en montones de ramas incomprendidas de prácticas, ritos, poderes secretos y mucho más, dispersandose por todo lo largo y ancho no sólo del planeta, si no del universo. Aún que habían muchos contactos con la magia, las civilizaciones humanas la ocultaron a los ojos de los comunes proclamandolos como cosas ilógicas y absurdas, sabiendo de la cruda verdad. El humano llegó a cada continente sin saber que la magia había llegado primero, pero aún permaneciendo ignorante ante la misma. Algunos la abrazaron como algo natural y se entroducieron en sus ríos, otros la proclamaron como actos del diablo, y varios eran indiferentes o no creerían nada de ello al verlo.

Criaturas únicas y civilizaciones atípicas se levantaban con ancias de conquistar, engullendo al humano en oscuros tiempos de miedo y fobia, donde la única salvación era la Fe en aquel que nos cuida por noche y día. Pero en las tierras antiguas en China, se formaría algo único. Un hombre proclamó al alzamiento del poder y las armas, con sus hábiles manos para escribir, forjó una doctrina. La Doctrina de la Unión. Y así fue como nuestro antiguo legado comenzó. Hombres levantaron fortalezas para encerrar a las amenazas que cruzaran sus tierras, sabios buscaron la comprensión empírica en las diversas ramas mágicas, y hombres responsables y de valor apoyaron con todo tipo de recursos al progreso humano. Los Azanjuy nos dieron nuestros principios como organización.

El miedo a lo desconocido existe y existirá. El humano y la magia son tan distintos, que ambos resultan amenazas los unos a los otros conforme pasa el tiempo. Pero sabemos que hay más inocentes que aprovechosos corruptos, y nos enfocaremos en proteger no sólo a los débiles, si no a nuestro planeta. Nuestro único hogar, lleno de pesadillas y maravillas. Nuestros ancestros han ocultado la verdad desde hace siglos, y nosotros continuamos ese legado. Buscaremos la razón de existir de la magia y sus fenómenos, buscaremos mantener seguro a cada persona en el planeta, y concentendremos las amenazas que acechan en las sombras. Le guste o no, mantendremos el secreto, con nuestras vidas.

- Comandante del Alto Mando (1919) Karl Robertson Fired, Gran Convención de Copenhague


Pará la seguridad de la humanidad, la Unión ICIO se ha nombrado como la facción más grande y poderosa en poder responder a las amenazas de la magia. Durante siglos muchas de las organizaciones que tomaron la Doctrina de la Unión como su gran propósito a cumplir, hemos estado al servicio desde las eras antiguas en China. Como el hombre le debe toda su comodidad a la naturaleza presente, no sólo protegemos al humano, si no a los seres vivos que habitan en el así como cada punta del planeta. De nosotros a la naturaleza y al ser, peoclamamos nuestras misiones:

Ocultamiento: El ocultar el secreto de la magia y sus diversas ramas siempre ha sido una de las principales prioridades de la Unión. Se han de utilizar todo tipo de métodos de desinformación, desde desacreditar a supuestos descubrimientos paranormales hasta apoyar el progreso de las Ciencias Comunes. Cellados estaremos en la oscuridad, cumpliendo nuestro deber.

Contención: Para evitar que las anomalías y sus efectos se esparzan por el mundo, hemos practicado y creado durante cientos de años el encierro de las anomalías. La contención asegura el empedimento de la expansión de los fenómenos mágicos fuera del mundo ocultista, e incluso se han utilizado métodos de la propia magia para contener lo paranormal.

Investigación: La contención en la práctica puede terminar peor de lo que se espera, y para ello hemos buscado la comprensión de las anomalías. La investigación empírica como la formulación de suposiciones e ipotesis, han ayudado desde siglos a formular teorías para comprender, estudiar y practicar los campos de la magia. Nuestros datos ayudarán a contener, comprender y anticiparse a lo esotérico.

Destrucción: Aún que nuestras directrices exigen la no destrucción de anomalías debido a posibles efectos colaterales de plazos y capacidades insiertas, se ha convertido en otro de nuestros pilares. La destrucción de anomalías masivamente peligrosas, con protocolos de control de costes inmensos y favorecidas por la contención, han sido la mayoría de casos razonables para su destrucción. Utilizaremos las armas si es necesario.

Nuestros intereses se sobreponen ante:

Interés Gubernamentales: Los intereses de un gobierno sobre nosotros son claros, pero en la modernidad no sucumbimos a ninguno de ellos. Muchos gobiernos se han intentado adueñar de nuestros datos y objetos delicados para sacarles provecho a sus mandatos, y por ello nuestros intereses están por encima de ellos. Actuaremos con o sin permiso de los mandatarios del gobierno si es que el escenario se vuelve catastrófico.

Intereses Corporativos: Las empresas no son una excepción. Buscan lo mismo que los gobiernos, formas de aumentar su poder y beneficios empresariales sin importarle lo demás. La Unión ha mantenido redes de vigilancia en numerosas corporaciones, y algunas han sido compradas o tomadas a la fuerza por la Unión a lo largo de la historia. El bienestar de los seres y el planeta es el principio primario de la Unión.

Intereses Ocultistas: Las organizaciones paranormales del ocultismo varían en intereses y principios, a veces funcionando como corporaciones y a veces como cultos sagrados. A lo largo de los años se formaron culturas y civilizaciones que han tenido que vivir en lo oculto, y la Unión es consciente de ello. Algunas de estas ubicaciones las hemos protegido tanto del ocultismo agresivo y expansionista como de los intereses corporativos y gubernamentales. Quienes nacen en lo paranormal, a veces siguen siendo seres con miedo a lo desconocido.

Intereses Personales: Aún que la Unión tiene altos mandos que deciden que está bien y que está mal, lo hacen conscientes de las directivas que se han proclamado desde hace siglos. Hacer proyectos con propósitos personales o el abuso de autoridad, es cuestión suficiente para ser sacado del cargo, o si se está demacrado alto en la jerarquía, asesinado. Daremos nuestro esfuerzo por un bien común.

Si no se indica lo contrario, el contenido literario de esta página se ofrece bajo la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International license (Enlace a la licencia en la página de inicio).